35.790

00502081_xl

Por Andrés López*, Paulo Pascuini** y Adrian Ramos***

35.790 kilómetros es un poco más del doble de la distancia entre Buenos Aires y Manila, es decir lo que recorreríamos yendo a la capital filipina y volviendo. También es la distancia respecto de la superficie terrestre a la cual un satélite debe posicionarse sobre la línea del Ecuador para rotar alrededor de nuestro planeta a la misma velocidad a la cual éste rota sobre su eje. Luego, contemplando el cosmos desde alguna playa bonaerense o de la filipina Boracay, percibiríamos al satélite como un punto fijo en el cielo, siempre en el mismo lugar a la hora que fuera, como si observáramos un globo que alguien estuviera sosteniendo con un piolín invisible de 35.790 kilómetros de largo desde algún punto de la línea del Ecuador. Sigue leyendo “35.790”

Anuncios