10 reflexiones y un robo sobre apertura e integración

cargo-ship-blue-56a9a77e5f9b58b7d0fdb427

Por Andrés López*

  • La Argentina tiene una economía cerrada, tanto si la medimos por el ratio X+M/PBI como si consideramos su estructura de política comercial
  • Elevar el nivel de apertura de la economía puede traer ganancias importantes en materia de productividad e incorporación de tecnología. Especialmente importante aquí es el rol que pueden jugar las importaciones de bienes intermedios y de capital
  • PERO … todo proceso de apertura tiene ganadores y perdedores (en particular los trabajadores de las industrias afectadas y aquellos que viven en las zonas donde se radican las industrias afectadas)
  • La apertura debe ser entonces un proceso gradual, pero con objetivos específicos:
    1. Ayudar a “descubrir” nuevas oportunidades exportadoras (no se trata solo de elevar ventas, sino de aumentar la diversificación y “calidad” del patrón exportador)
    2. Ayudar a una reconversión de las actividades amenazadas (y, eventualmente, de los trabajadores de esas industrias)
  • La firma de tratados de libre comercio o la reducción de barreras al comercio son condiciones necesarias pero no suficientes para que estos objetivos se alcancen
  • Los cambios en la política comercial deben entonces estar acompañados por acciones en otras áreas de política (e.g. desarrollo productivo, innovación, inversión extranjera, promoción de exportaciones, etc.)
  • Las ganancias más “cercanas” en materia de diversificación exportadora están en América del Sur y en otras áreas emergentes (e.g. ciertas zonas de Africa o Medio Oriente), y allí deberían concentrarse los esfuerzos de integración
  • El acuerdo con la UE no puede basarse en hipotéticas ganancias en materia de inversiones o “reputación”, ni tampoco en el objetivo de salir del inmovilismo. Se deben obtener ganancias concretas en materia de acceso a mercado que permitan aunque sea parcialmente compensar los compromisos que se toman en otras áreas.
  • Las consecuencias de una política de apertura no son independientes del nivel de tipo de cambio bajo el cual se desarrolla; en otras palabras, se necesita mantener un tipo de cambio razonablemente competitivo (fácil de decir, difícil de hacer en la Argentina). En todo caso, las mejoras en logística, tributación, etc. pueden ayudar, pero el rol del tipo de cambio es central como lo indica nuestra propia historia.
  • Los servicios son una oportunidad exportadora, pero fundamentalmente son una oportunidad para ayudar a mejorar la competitividad de otras actividades productivas

Y una idea robada a David Autor: mantener al menos por algunos años una política de protección a ciertos sectores productores de bienes de consumo final trabajo intensivos puede ser la política social más barata que podemos implementar

Director del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas (Universidad de Buenos Aires). Investigador del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP-BAIRES). Investigador Independiente del CONICET.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s