Cortemos con tanta dulzura: imaginando 2016

o_boca_juniors_ex_bosteros-1118514

Por Martín Rapetti*

Domina por estos días la visión de que el gobierno logrará transitar los meses que le quedan sin mayores sobresaltos y que la economía que heredará la próxima administración se parecerá mucho a la actual. El próximo presidente enfrentaría entonces un cuadro recesivo (la actividad virtualmente estancada desde fines de 2011), inflación en el rango del 25-35% anual, déficit de cuenta corriente del orden del 1% del PIB pero reprimido, déficit fiscal en torno al 5% del PIB, precios relativos desalineados (tipo de cambio real atrasado y tarifas de transporte y energía espectacularmente bajas), múltiples tipos de cambios flotantes producto del “cepo cambiario” (blue, contado con liqui) y default selectivo de la deuda pública externa. Socia de este pronóstico es la idea de que estos desequilibrios no dispararán comportamientos disruptivos en el sector privado durante los meses venideros porque los actores anticipan que el próximo gobierno se encargará de resolverlos.

Sigue leyendo “Cortemos con tanta dulzura: imaginando 2016”

Las tres Europas del euro

euro-zona

Por Pablo Gerchunoff *

En la primera página de su artículo seminal de 1961[1], hace ya más de medio siglo, Robert Mundell se preguntó si en caso de constituir una unión económica, Europa debía permitir que las monedas nacionales fluctuasen o era preferible una moneda única. Y agregaba más adelante: “En Europa Occidental, muchos consideran que la creación del Mercado Común es un paso adelante hacia una unión política definitiva, y se ha discutido bastante el tema de una moneda común para los seis países”. Mundell nos recordaba que para Meade no estaban dadas las condiciones para una moneda común debido a la escasa movilidad del trabajo, mientras que Tibor Scitovsky le daba un cauteloso crédito al experimento porque la moneda común estimularía la movilidad de capitales, aunque alertaba que iba a ser necesario facilitar la movilidad del trabajo y poner en marcha políticas supranacionales de empleo (políticas fiscales supra-nacionales, diríamos ahora). En verdad, la diferencia entre Meade y Scitovsky no era teórica sino empírica: tenían opiniones distintas acerca del grado de movilidad del trabajo que se podía alcanzar y de la factibilidad de una política fiscal común. En la conclusión de su artículo, Mundell alertaba, por fin, sobre un punto central: la moneda es una expresión de la soberanía nacional, de modo que no era recomendable adoptar una moneda única si no se estaba dispuesto a algún grado importante de renuncia a dicha soberanía.

[1] Mundell, Robert A., “A Theory of Optimum Currency Areas”, AER, septiembre de 1961.

Sigue leyendo “Las tres Europas del euro”

El estado de la teoría macro

Olivier Blanchard, Economista Jefe del FMI y Profesor del MIT, publicó recientemente una nota en la que evalúa el estado de la teoría macroeconómica a la luz de los desarrollos posteriores a la crisis financiera global. Sostiene que la teoría macroeconómica ha tendido a enfocarseen el análisis de las economías cuando funcionan bien, pero a ignorar los “rincones oscuros” (darkcorners) en los que las economías funcionan mal. Se refiere mayormente a la posibilidad de que las economías entren en crisis. La crisis financiera global ha mostrado dramáticamente que los “rincones oscuros” existen y pueden tener efectos devastadores sobre la economía y la sociedad. Aunque convoca a sus pares a prestar más atención a los “rincones oscuros”, Blanchard concluye su nota con pesimismo: “tratar de crear un modelo que integre períodos de normalidad y riesgo sistémico pareciera estar más allá del actual alcance conceptual y técnico de la profesión”.
Alquimias Económicas inaugura su sección Debates con dos entradas que reaccionan al artículo de Blanchard. Danilo Trupkin y Martín Rapetti, con miradas alternativas, discuten el estado de la teoría macroeconómica y analizan cuáles son los medios que disponen los macroeconomistas para entender y lidiar con los rincones oscuros. A estas dos entradas, se irán sumando otras más. Esperamos que el intercambio que surja desde aquí sirva para dar algo de luz. Pasen y lean…

El estado de la teoría macro

Por Martín Rapetti*

Olivier Blanchard acaba de publicar una valiosa nota quetambién vale como autocrítica. Siete años atrás —para ser más preciso, justo un mes antes del derrumbe de Lehamn Brothers— el profesor del MIT y hoy economista jefe del FMI publicaba un artículo académico, en el que evaluaba el estado de la teoría macroeconómica y concluía que: “the state of macro is good”. La crisis financiera global lo hizo cambiar de parecer.

Sigue leyendo “El estado de la teoría macro”

Un Comentario a “Where Danger lurks,” de Olivier Blanchard

Por Danilo Trupkin*

Debo confesar que, en los últimos años, cada vez que leo artículos que argumentan, tal como en este caso, algo así como “the mainstream view was wrong,” tiendo al desinterés. Más aún, si en el mismo artículo se argumenta también que la explicación al hecho en cuestión (la reciente crisis financiera global) se encuentra “fuera del alcance técnico y conceptual de la profesión”. Entiendo que ambos argumentos forman parte de una estrategia tendiente a motivar el debate. Sin embargo, encuentro en el artículo una mera (auto) crítica sin propuestas. De aquí que me parece apropiado elaborar algunos comentarios al respecto. Dado mi sesgo hacia lo académico, enfatizaré en esta nota dicho costado.

Sigue leyendo “Un Comentario a “Where Danger lurks,” de Olivier Blanchard”