Las exportaciones siguen en la primaria

Por Jorge Lucángeli [1] [2]

 Ha sonado la campana
en la escuela de mi barrio,
de las clases van saliendo
los pebetes al compás;
en la calle se amontonan
las sirvientas y mucamas
y el viejito masitero
suena el chifle en el portal [3]

R. Carciofi y A. Ramos en Econométrica (agosto 2014) y A. Ramos en Alquimias Económicas (octubre 2014) destacaron el estancamiento del volumen de las exportaciones argentinas a partir de 2007. Con los datos publicados recientemente por el INDEC se comprueba que, en realidad, las exportaciones argentinas luego de alcanzar un pico en 2011 han seguido un sendero de caída. El promedio de las cantidades exportadas en 2014/15 es un 17% inferior a aquel año y sólo un 5% superior al promedio registrado en 2003/4. Respecto de las exportaciones, no fue –precisamente- una década ganada. Pero no sólo ha habido un estancamiento y caída en el volumen exportado durante los 2000, sino que tampoco ha habido cambios en la canasta exportadora. La intención de esta nota es examinar la evolución de la estructura exportadora entre 2004 y 2015. Se eligió 2004 como año de partida ya que es el primero de la salida de la crisis.

Sigue leyendo “Las exportaciones siguen en la primaria”

Anuncios

Pasta y pizza, cuarto de libra con queso y el tipo de cambio de paridad

junkfood2

Por Jorge Lucángeli*

La historia vuelve a repetirse

mi muñequita dulce y rubia

el mismo amor…la misma lluvia…

el mismo, el mismo loco afán…

En noviembre de 2014 publicamos en este blog una aproximación al tipo de cambio de paridad basado en una canasta (en realidad, una bandeja) de pizzas y pastas de la cadena Pizza Piola. Para aquellos perezosos que no recurrirán a aquella publicación o para los de frágil memoria, resumimos el argumento central.

Sigue leyendo “Pasta y pizza, cuarto de libra con queso y el tipo de cambio de paridad”

La pesada herencia cambiaria (sin beneficio de inventario)

Por Jorge Lucángeli*

Y así, como en pleno mate,
en el que el agua se acaba,
se cortó lo que se daba.
¡Muy  poco  el  piolín  se  estira!
Nadie  por  ella  suspira,
su  escracho  destila  pena,
y  hoy  llora  a  lo  Magdalena
al  escuchar  Yira  Yira.[1]

En una reciente nota de Martín Rapetti en este blog, cuyo título parafrasea un simpático eslogan de publicidad de una gaseosa, el autor manifesta su preocupación por una cierta visión optimista entre un grupo de economistas que supone que el peso seguirá apreciándose durante 2015 y que sucederá otro tanto durante 2016 como consecuencia de una entrada de capitales significativa. Rapetti se pregunta si la economía argentina podrá tolerar semejante atraso cambiario o si se podrá corregir mediante medidas fiscales o reformas estructurales.

Sigue leyendo “La pesada herencia cambiaria (sin beneficio de inventario)”

EL ÍNDICE “PIZZA PIOLA”

Pizza-mozzarella

Por Jorge Lucángeli *

La humana curiosidad,
empuja y abre las puertas,
mas otras están abiertas,
por pura fatalidad.
Y toda prudencia es poca
buscando la moraleja,
pues toda puerta aconseja
la moraleja que aplico,
diciendo a mi propia boca,
¡Cerrá…cerrá que después te explico!
[1]

En septiembre de 1986 la revista The Economist publicó la primera estimación de los tipos de cambio de un conjunto de países a través de la comparación de los precios de las hamburguesas de Mc Donalds. El producto elegido fue el Big Mac ya que era un bien homogéneo presente en todos los locales de la cadena en todo el mundo. El “Índice Big Mac” se ha transformado en un clásico para tener una rápida visión de la sobre o subvaluación de los tipos de cambio. Sigue leyendo “EL ÍNDICE “PIZZA PIOLA””

THE EXCHANGE RATE ONCE AGAIN

por Jorge Lucángeli*

¿Dónde hay un mango, Viejo Gómez?

Los han limpiao con piedra pómez

¿Dónde hay un mango que yo he buscado

Con lupa y linterna y estoy afiebrado? [1]

El tipo de cambio real y el régimen cambiario están en permanente discusión entre los economistas locales. Si bien este debate es una especie de entretenimiento adictivo, se justifica plenamente considerando el papel relevante que tiene esta variable en el desempeño de la economía argentina. Lo que sigue es una contribución a la discusión sobre el nivel del tipo real de cambio.

Todos los análisis de esta variable llevan implícito un modelo de funcionamiento de la economía. De manera muy estilizada, la economía argentina tiene una estructura esencialmente dual: un sector agropecuario (en un sentido amplio) y un sector industrial. El primero es el productor de bienes exportables –también abastece al mercado interno- y el segundo está orientado fundamentalmente al mercado interno y es un importador neto. El saldo neto de divisas de la industria manufacturera es fuertemente deficitario. Sigue leyendo “THE EXCHANGE RATE ONCE AGAIN”